Ficus benjamina: Características y cuidados

El ficus benjamina es una planta tan común que no hay por qué negarse a hablar un poco de ella. De seguro es el primer amor de aquellos amantes de la jardinería, sobre todo porque es muy cómoda de tener en casa.

 Quizás te interese leer: Conoce las propiedades y beneficios que te ofrecen las plantas medicinales 

Nombre científicoLavandula angustifolia
ReinoPlantae
DivisiónMagnoliophyta
ClaseMagnoliopsida
OrdenRosales
FamiliaMoraceae

Sigue leyendo para que sepas qué es el ficus benjamina, cuáles son sus características, y sus cuidados básicos. 

¿Qué es el ficus benjamina?

Hoy en día es difícil no conocer al ficus benjamina, es decir, estamos hablando de la planta que más se cultiva hoy en día en el interior de las casas. Esto quizá se debe a que son muy sencillas de cuidar, y no toman mucho tiempo para crecer. ¡Pueden llegar a medir 30 metros de altura en condiciones normales!

Si nos toca describirla te diremos que se encuentra compuestas por unas ramas péndulas, las hojas que posee pueden llegar a medir los 13 centímetros de largo y, por lo general, son gruesas. ¡Vaya ejemplar!

Debes saber que tiene la capacidad de dar fruto, incluso si esta se mantiene en el interior del hogar (aunque los casos en sí son muy raros). Estamos hablando entonces de un fruto que se asemeja al higo, este llega a ser el alimento que prefieren muchas aves en lugares como Tailandia y Malasia.

Características del ficus benjamina

ficus benjamina

Principalmente se caracteriza por ser una planta arbórea estranguladora. Mientras esta se encuentra atravesando la etapa juvenil es normal ver como se trepará sobre un árbol, desarrollando raíces que se engrosarán al contacto con el suelo. Todo esto con la finalidad de mantenerse erguido.

Las hojas del ficus benjamina se caracterizan por ser gruesas y de un sólido color verde, su ápice es muy prolongado. En cualquier punto de la planta, donde se realiza un corte, saldrá látex (que es mejor conocido como un líquido lechoso). Es importante tener cuidado al contacto, porque es posible que cause irritaciones.

El desarrollo del ficus benjamina bajará a la mínima expresión durante los tiempos de invierno. Cuando llega la primavera, se pueden observar de nuevo sus brotaciones de una manera espectacular. Las mismas no cesan hasta que se está entrando en el otoño. ¡Oh si!

Cuidados básicos

Entre los cuidados básicos del ficus benjamina nos encontramos con que es una planta que necesita mantenerse en sitios donde haya mucha luz, pero debes tener cuidado que no le dé el sol directo. Los rayos solares pueden ser muy agresivos de primer momento, y es capaz que le provoquen quemaduras.

Lo ideal es que, en el entorno de un ficus benjamina, las temperaturas se mantengan al menos por encima de 13 grados centígrados. Pero es importante que no se tenga una mayor a 24 grados centígrados. Al exterior puede vivir sin ningún problema si se encuentra en un lugar sin heladas.

Durante el crecimiento del ficus benjaminas los riegos deberán ser continuos, puesto que la planta transpira la humedad y tiende a secarse mucho más rápido su sustrato. En ese caso, podremos notar como las hojas pasarán de verde a un completo amarillo. ¡Estas pueden llegar a caerse en pocos días!

Deja un comentario