Flor de loto: Origen, significado y cultivo

La flor de loto es un hermoso ejemplar que ya tenía fama desde mucho antes que Christina Aguilera quisiese popularizarla entre las nuevas generaciones con su disco Lotus, el cual no está nada mal para decir verdad.

 Quizás te interese leer: Conoce las propiedades y beneficios que te ofrecen las plantas medicinales 

Nombre científicoNelumbo nucifera
ReinoPlantae
DivisiónMagnoliophyta
ClaseMagnoliopsida
OrdenProteales
FamiliaNelumbonaceae

Conoce en este artículo el significado de la flor de loto, pero no sólo eso. Si no, los pasos que debes seguir para tener la tuya en casa.

¿Cuál es el origen y el significado de la flor de loto?

Al igual que muchas otras plantas, o seres vivos en general, el significado de la flor de loto va mucho más allá de lo que las palabras pueden llegar a describir. Existe un lado espiritual el cual se ha respetado en la historia, y es que se aprecia como un símbolo de la pureza espiritual.

Ahora, en cuanto a su origen, podemos presumir que se trata de una flor acuática que proviene de Asia. El crecimiento de la flor de loto se da de manera natural en los pantanos, en los estanques, e, inclusive, en las lagunas. Se mantiene la creencia que llega a aparecer en lugares donde exista agua sin grandes corrientes.

A la flor de loto también se le puede referenciar por otros nombres, tales como lo son el “loto sagrado”, el “loto indio” y la “rosa de Nilo”. De la misma manera que notamos un cambio en su nombre, podemos hacerlo en su significado. Para algunos trata sobre la belleza, para otros es todo acerca de la perfección.

¿Cómo se cultiva?

flor de loto

Entre las maneras más sencillas de cultivar la flor de loto está el de buscar sus semillas en cualquier tienda de jardinería que tengamos cerca. El proceso de plantarlas es sencillo, pero delicado, pues estas se deberán abrir un poco la cáscara sin la intención de dañar lo que guardan adentro. Para ello puedes limarla con algún metal suave.

Ya que tengas la semilla lista, entonces deberás tomar un recipiente con agua para introducirla y esperar así que, al cabo de unos cuantos días, esta comience a germinar. Lo mejor siempre es hacer este proceso con varias, y así podrás elegir aquellas que haya germinado más hermosa.

El momento de plantarlas en la maceta final será cuando el proceso de germinación haya concluido, estas ya tendrás aproximadamente unos 8 centímetros de tamaño. Ten presente que la flor de loto es de agua, por lo que el recipiente deberá cumplir con las condiciones adecuadas para que alcance a sobrevivir.

La tierra a usar será especial para las plantas acuáticas, y con ella se llenará sólo el 30% de la maceta. El resto se le añadirá agua. Las semillas ya germinadas deben ser colocadas justo al fondo, pero sin enterrarlas demasiado. La idea es fijarlas a la maceta, no ahogarlas en ella.

Luego de que hayan transcurrido un par de meses podrás ver como tu flor de loto se ha desarrollado de manera excelente, pues ya habrá conseguido la edad adulta. Pero debes saber que es común que algunas de estas plantas no den flores durante su primer año de vida, no desesperes.

Deja un comentario