Kentia: Características y cuidados

La kentia es una planta que te encantará tener en tu hogar, ya que posee un gran nivel decorativo por llamar la atención incluso de aquello que no se considera amante de ellas.

 Quizás te interese leer: Conoce las propiedades y beneficios que te ofrecen las plantas medicinales 

Nombre científicoHowea forsteriana
ReinoPlantae
DivisiónMagnoliophyta
ClaseLiliopsida
OrdenArecales
FamiliaArecaceae

Conoce aquí todo sobre esta, su origen, características y cuidados de la kentia.

¿Qué es la kentia?

Cuando hablamos de la kentia nos estamos refiriendo a la planta bajo el nombre científico de “Howa”. Esta es, quizá, una de las palmeras con mayor popularidad en el mundo. Guarda su origen en la isla Lord Howe, que se ubica en el Océano Pacífico, justo entre Australia y Nueva Zelanda.

Entre las mejores variedades de la kentia se encuentra la especia Howea forsteriana. Entre sus características podremos encontrarnos con una gran elegancia, que necesita pocos cuidados. Cuando se encuentra en interiores, tiene la capacidad de crecer unos 3 metros de altura, y expandirse esa misma distancia.

También se debe tener en consideración a la Howea belmorana, la cual tiene como característica su crecimiento de una manera mucho más erguida. Como también cuenta con unas frondas arqueadas. Aunque también es capaz de llegar a los 3 metros de altura, se expandirá sólo unos 1,8 metros.

Características de la kentia

kentia

Aunque te hemos mencionado dos especies diferentes, debes saber que las características de la kentia en general son iguales. Por ejemplo, el hecho de que todos sus ejemplares llega a poseer un tallo único con frondas arqueadas y de un tono más oscuro, que se dividen en la punta por foliolos.

En cuanto al crecimiento debes saber que este se da de una manera muy lenta, para ambos ejemplares. Si se empieza con una planta pequeña se deberá tener mucha paciencia, porque es posible que tome muchos años el llegar a tener un ejemplar llamativo de esta manera.

Aunque, debes saber que, desde que comienzan la etapa de crecimiento, poseen un follaje atractivo que las hace perfectas para la decoración. Y son extremadamente sencillas de cuidar, por el hecho de que se desarrollarán tranquilamente en cualquier habitación que se encuentren. Sin importar si están expuestas al sol o no.

Cuidados de la kentia

Cuidados de la kentia en primavera y verano

Existe la posibilidad de que, cada dos o tres años, la kentia necesite ser trasplantada a una maceta de mayor tamaño. Es importante que esta acción sea realizada cuando inicie la primavera, sin que se llegue a alterar la masa que poseen sus raíces.

El recipiente debe tener agujeros de drenaje en la base, la temperatura perfecta será entre los 21 y 24 grados. El regado deberá ser frecuente, aunque no dejes que se encharque. Se puede usar un fertilizante líquido cada 15 días.

Cuidados de la kentia en otoño e invierno

Debes saber que no será favorable que la tengamos expuesta a temperaturas menores de 15 grados, aunque algunos ejemplares llegan a tolerar incluso los 10 grados. Debe permanecer en un sitio con mucha luz si queremos que su follaje siga siendo brillante.

La kentia es una planta que está propensa a sufrir de plagas, por lo que siempre será importante tomar medidas preventivas eliminando el polvo y rociándola con un poco de agua templada.

Deja un comentario